Cuentos, moralejas y fábulas; el storytelling de siempre

Het Nieuwe Instituut

Het Nieuwe Instituut

Mi mejor lección sobre storytelling no la aprendí en un Master sino en una reunión de trabajo en Argelia. Allí aprendí de la importancia de las historias, de los hechos que en ella se narran, de sus personajes y escenarios y de lo más fundamental, un buen final.

Mi historia comienza en una reunión en una lugar de Argelia. Era nuestro primer contacto con el cliente, estábamos encerrados en una gran sala  debatiendo sobre el modo de organizar un proyecto en el país. Sin querer entrar en los detalles de aquella reunión, me centraré en la lección que aprendía aquel día.

En la reunión después de las presentaciones y una primera puesta en común,  intervino un señor, el señor que nos había encargado el trabajo. El caballero no comenzó hablando del modo de organizar el trabajo o sobre recursos que eran necesarios para alcanzar los objetivos. Su intervención comenzó con un cuento, la historia de un hombre que trabaja haciendo una carretera en el desierto… Lo siento, ahora no voy a contar los detalles de aquella interesante historia que contó, sino que voy a hablar de los motivos por los qué nos la contó..

Encerrados en aquella sala, un señor con voz profunda nos hablaba de un hombre que trabajaba en el desierto, que trabajaba muy duro todos los días porque tenía la familia  que vivía muy lejos  y a la que tenía que mantener. Ese relato nos abstrajo de la sala, de los motivos por los que habíamos venido, de los problemas que debíamos solucionar. Mientras escuchábamos la historia, nuestra mente viajaba al desierto y toda la actividad neuronal se concentraba en la parte del cerebro que desarrolla la creatividad, los sentimientos, la imaginación…

Photo Credit: christopherbaan via Compfight cc

Photo Credit: christopherbaan via Compfight cc

El orador iba terminando el cuento, cerrándolo magistralmente con una moraleja, una moraleja como la de los buenos cuentos, los cuentos de siempre. Y esa moraleja contenía la fórmula para la estrategia, también las limitaciones y dificultades del proyecto y  como no, el objetivo final. Todavía hoy doy las gracias por haberme explicado alguien un trabajo tan complicado de una manera tan sencilla.

Aquel señor sabía que el “storytelling” es el mejor medio para que la gente comprenda aquellos aspectos que de una manera racional no se pueden contar. El público está ávido de conocer nuevas historias, que le hagan viajar en su imaginación, que le despierte su alma aventurera porque a las personas nos gusta sentir y vivir  las historias como propias.

Las marcas tienen que encontrar su  storytelling y adaptarla para entregarla a su público y que éste la haga suya. Branded Content Storytelling

El cuento de la zanahoria, el huevo y el grano de café para aquellos que quieran una historia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s